Terry se despierta en su habitación. Piensa que quizás es martes. Sale a pasear por Manhattan. Terry tiene la paranoia de que todo el mundo lo mira y piensa en cosas intrascendentes y en otras importantes. Y recuerda alguna bonita. Y pasea. Sin destino.