Una pareja de actores entran en una sala y dan vida al recuerdo de un cliente que les ordena qué hacer mientras los mira por el ordenador. Nada es lo que parece. Todo es confuso, inquietante. Como ha de ser si aparece, aunque sea como actor, Shane Carruth.