A medida que el cambio climático borra la costa de Luisiana, los últimos dos adolescentes en la Isla de Jean Charles luchan por permanecer en una isla que ha sido su hogar familiar durante generaciones.