Kid-Thing es una película extraña, una especie de cuento de hadas divertido, delirante y amargo, en que Annie, una niña de diez años que vive (como no) en Austin con un padre que no le presta mucha atención, se dedica a vagar por el bosque rompiendo cosas. Un día escucha una voz femenina saliendo de un pozo. A partir de entonces, Annie, día tras día, volverá al pozo llevando alimentos para socorrer a la mujer, pero también montones de preguntas y dudas existenciales. Entre la fantasía y el hiperrealismo, los hermanos Zellner, muy cerca de los (también hermanos) Dardenne o de Kelly Reichardt, componen un original estudio sobre perdedores y quizás también sobre la locura. La película estuvo en los festivales de Sundance y SXSW en el año 2012.