James asiste al funeral de su madre, que ha muerto a los 59 años de edad. Sale al presbiterio a dirigir unas palabras a sus familiares y amigos. Parece nervioso. Su actitud se irá volviendo de lo más delirante conforme avanza el discurso, filmado en un único plano secuencia.
 
2016: Gran Premio del jurado en el festival de Sundance
2016: Premio Especial del Jurado en SXSW
2016: Premio del jurat en Los Angeles Film Festival
2016: Premio del público y Mejor corto americano en Champs-Élysées Film Festival