Un  pistolero  entra  en  un “saloon”  de  típica  película  del  oeste.  Los  típicos  hombres desalmados  que están dentro se lo miran con la típica postura agresiva. La típica voz en off nos relata los acontecimientos. Pero los  presentes  la  escuchan.  Y  la  voz  en  off  sabe  la historia,  la  acontecida  y  la  que  est á  por  venir.  Nadie  está demasiado preparado para escucharla…