Janicza Bravo escribe y dirige Lemon, una comedia ácida que gira en torno a Isaac (interpretado por Brett Gelman), un personaje irritante que tiene una forma de relacionarse con su entorno completamente desconcertante y absurda. El trabajo de escritura a cuatro manos de Bravo y Gelman convierte lo que podría haber sido una historia redundante e insufrible en 83 minutos en crescendo de una visión cómica y exuberante de un personaje que, aunque nos quede lejos, podemos terminando tolerando y entendiendo. El inicio algo confuso, donde destaca la particular pareja teatral de Michael Cera y Gillian Jacobs (Community), puede llevar a conclusiones precipitadas. Escena tras escena se recibe más información sobre el bagaje del personaje de Isaac que, junto con la escena clave de la cena en familia, nos permite terminar de atar cabos, entendiendo de dónde ha salido y a dónde pertenece.

 

Se trata del largometraje más controvertido y singular de la edición, con una más que probable división de opiniones y un posterior debate. Hay que añadir que pocas veces en un guion podremos encontrar elementos que aparentemente nunca encajarían, como pinceladas de Buster Keaton en el personaje de Isaac, referentes del absurdo como Fassbinder y Woody Allen, o un filme donde Michael Cera sea uno de los personajes más corrientes y habituales del reparto.

 

Viernes 9 18:15 – Sala 2

Domingo 11 21:45 – Sala 2

 

2017: Festival de Sundance

2017: Premi Jury Award en el Monmouth Film Festival

2017: SXSW Festival

2017: Sarasota Film Festival